Denominaciones de Origen en Castilla La Mancha

En nuestra Comunidad Autónoma existen 25 Denominaciones de
Origen referidas a productos alimenticios de alta calidad, elaborados siguiendo
estrictos controles que garantizan su autenticidad y referidos a comarcas
geográficas que por sus características especiales de microclima suponen una
diferenciación con respecto a los de otras procedencias.

Estas Denominaciones de Origen incluyen Indicaciones Geográficas Protegidas, como son las del Cordero Manchego,

el Mazapán de Toledo,

 

 

el Melón de La Mancha,

 

 

 

 

 

el Pan de Cruz de Ciudad Real,

 

 

 

 

las Berenjenas de Almagro

 

 

 

 

 

y el Ajo Morado de Las Pedroñeras;

 

 

 

 

Denominaciones de Origen como el Azafrán de La Mancha,

el Queso Manchego, La Miel de La Alcarria y el Arroz de Calasparra (esta última compartida por el  municipio de Hellín y los de Calasparra y Moratalla en Murcia); en cuanto a  Aceites, los de Los Montes de Toledo, del Campo de Montiel, del Campo de
Calatrava y de la Alcarria; y por fin, en cuanto a Vinos, existen las siguientes: Vino de
Almansa, Vino de Jumilla, Vino de La Mancha, Vino de La Manchuela, Vino de
Méntrida, Vino de Mondéjar, Vino de La Ribera del Júcar, Vino de Uclés, Vino de
Valdepeñas, Vino de la Tierra de Castilla y Vinos de Pago.

Los vinos elaborados en nuestra zona más cercana suelen  estar acogidos a las Denominaciones de Origen La Mancha, Tierra de Castilla y  Ribera del Júcar.

La D.O. Vino de La Mancha es la Denominación de Origen más
extensa del planeta. Tiene una extensión de 30.700 kilómetros cuadrados y,
desde siempre, es una de las zonas de producción más destacadas de nuestra
geografía en cuanto a volumen de vino elaborado. Incluye a 182 municipios de Cuenca (66), Ciudad Real (58), Toledo (46) y Albacete (12); y agrupa a 22.000
viticultores y 288 bodegas. En los últimos años se ha realizado una gran
inversión en la modernización de las estructuras productivas, pasando de los
antiguos depósitos de hormigón a los de acero inoxidable, realizándose
fermentaciones a temperatura controlada y aumentando el número de barricas para
el envejecimiento del vino, en una clara apuesta por la calidad. Igualmente se
ha diversificado el tipo de uva, obteniéndose una excelente aclimatación a la
llanura manchega de varietales de origen francés cuyos resultados en cuanto a
calidad nada tienen que envidiar a los de la tierra de origen de las cepas,
incluso mejorándolo en algunos casos dadas las características de exposición al
sol en la zona.

Las Variedades de uva aceptadas por el Consejo Regulador de
la D.O. La Mancha son las siguientes: Airén, Macabeo o Viura, Sauvignon Blanc,
Chardonnay, Cencibel o Tempranillo, Garnacha, Cabernet Sauvignon, Moravia, Merlot
y Syrah. La utilización de otras variedades de uva o procesos, incluso más
modernos, a los aceptados por los Consejos Reguladores de las Denominaciones de
Origen, hacen que los vinos de muchas bodegas pertenezcan unos a Denominaciones
de Origen más estrictas en cuanto a su normativa y geográficamente y otros a la
Indicación Geográfica Protegida Vinos de la Tierra de Castilla, como sucede,
por ejemplo, con ciertos vinos de la misma Cooperativa de San Clemente.

A muy pocos kilómetros y casi englobada en nuestra comarca,
se encuentra la Denominación de Origen Vinos de la Ribera del Júcar. Está
compuesta por bodegas situadas en los municipios de Casas de Benítez, Casas de
Fernando Alonso, Casas de Guijarro, Casas de Haro, El Picazo, Pozoamargo y
Sisante. La inclusión de variedades de uva como las Bobal, Petit Verdot,
Cabernet Franc y Moscatel de grano menudo, lleva a la producción de vinos muy
personales, especialmente los moscateles, que al ser de una variedad autóctona
muy diferente al Moscatel de Alejandría que domina en otras regiones
productoras como Málaga o Alicante, ofrece unas características únicas.

En resumen, y no sólo con respecto a los vinos, en nuestra
propia tierra encontramos productos alimenticios de alta calidad, sometidos a
rigurosos controles y que nada tienen que envidiar a los similares de otras
zonas, sino al contrario, en muchas ocasiones los superan, siendo, por otro
lado, de mejor precio que éstos.

La Cocina Manchega Tradicional debe aprovechar estas joyas
culinarias ofreciendo a naturales y visitantes estos productos únicos, que
junto con la caza, forman la espina dorsal de nuestras recetas.

La calidad, variedad y precio de los vinos producidos en Castilla-La Mancha pueden
llevar a la confección en nuestros restaurantes de Cartas de Vinos en los que
exclusivamente se ofrezcan de las Denominaciones de Origen de la Comunidad
Autónoma, que por otro lado son los que mejor maridaje realizan con nuestra
cocina, desde los aperitivos a los espumosos o vinos de postre.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s